DE LAS EXISTENCIAS

 

 

Desde 2019 hasta hoy Agustín Llorca conversa con Marcela Guerra sobre la cosmovisión andina. Buscando desnaturalizar un sistema que nos enferma, encontró en esta cultura otras respuestas, una forma de descolonizarse y vivir.

 

 

Me viene a la mente la palabra “extractivismo”, una palabra que el propio occidentalismo define como el proceso de extracción de recursos naturales de la Tierra para vender en el mercado mundial y que existe en una economía que depende principalmente de la extracción o eliminación de recursos naturales que se consideran valiosos para la exportación en todo el mundo.

 

Si te ponés a pensar, yo lo veo por ejemplo en la relación con las plantas. Ahora hay tantos cursos de fitomedicina que dicen: “Tal planta sirve para tal cosa” y no hay un pensamiento del espíritu de la planta, de mi relación con ese espíritu y que lo que yo tengo que hacer es el trabajo de conectarme con el espíritu de la planta, para que la planta me diga qué viene a sanar, a resonar y a conectar dentro de mí. Acá hay una idea superior, muy superior. Y que no tiene que ver con esto de sacarle a la planta, sino de encontrar dónde está el encuentro con esa planta. La mirada es diferente en todo. En cada una de las cosas que yo encuentro que se hablan de occidente, hablo también de mi propia educación, porque colonizados estamos todos. Y no lo estamos solamente por la colonización española, hoy decidimos seguir estando colonizados. Es una revisión diaria que uno tiene que hacer, desde dónde uno mira las cosas, desde qué construcción las está mirando. También constituyen verdades. Acá las personas no piensan en cuál es la verdad que es motor de ese sentimiento, de esa práctica, de esa idea. El andino tiene más claro que esa es su verdad. Y por lo tanto, como esa es su verdad, hay un millón más de verdades y son todas respetables. Nosotros admiramos cuando alguien nos cuenta que cree en otra cosa. Como un aporte nuevo. Enriquece esa verdad, no suplanta a otras verdades. Porque primero lo enriqueció a él. Cuando yo veo a una persona que me habla por ejemplo de Cristo, y veo su amor y su presencia en ese sentimiento, aunque sea tan diferente a lo mío, sé que está enriquecida esa persona. No hay posibilidad de discutirle, no le preguntaría por ejemplo si conoció a Cristo. No lo pondría en duda. En cambio lo occidental pone en duda, y pide demostraciones, lo científico, argumentaciones. Cuando yo cuento lo de la abuelita que le dicen: “Pobrecita, usted aquí, solita”. Ella dice: “¿Sola yo? Mirá las montañas, mirá el río, mirá las piedras, no estoy sola”. Para el occidental eso es una discusión eterna, diría: “Pero no, ¿cómo va a estar sola? Usted necesita a alguien”. Son muy antagónicos muchos conceptos. Porque para el andino, no existe la soledad. No hay posibilidad de estar solo. Esta es una experiencia dual. Dual es nuestra esencia. Hasta dentro de mí hay dos fuerzas que ya no me dejan estar sola.

 

 

Quiere decir que lo vincular, así sea con otro ser, con una planta, con una piedra, con la montaña o con la tierra, es central…

 

Sí, primero con uno mismo. Dentro de mí hay una dualidad y esa dualidad está presente cada vez que hago algo. La elección de algo no prima en una única idea interna. Y eso hace que no exista la soledad, no existe la posibilidad de estar solo. Pero eso es porque yo tengo la capacidad de darle existencia a las cosas. Una cosa no es solamente una cosa. También es lo que la acompaña. Todo tiene su espíritu, su frecuencia, su vibración. Esto te lo puedo decir desde un pensamiento un poquito más fino. Pero vos le preguntás a una persona andina que hace 20 años anda con su jarrito, no te va a decir: “Bueno, esto tiene una vibración alta o baja”, no. Para esa persona esa jarrita tiene una existencia y nadie se la puede poner en duda. Entonces, esa posibilidad de darle existencia a todo es algo de lo que habla el segundo de los Códigos Andinos, código que habla del Kawsay, de la existencia, todo tiene existencia. Ahora, esa existencia se la doy yo a lo que yo quiera darle existencia.

 

 

 

 

 

Texto: Agustín Llorca

Ilustración: Sofía Chaskita

Fotografía: Gabriela Sorbi

 

 

¿Querés seguir leyendo la Conversa?

En 2 semanas sale la continuación de esta Conversa sobre la cosmovisión andina.

 

Mientras podés leer las Conversas anteriores en: Cosmovisión Andina.

 

 

¿Qué te pareció lo que leíste?
    LOS RITOS INTERNOS - Revista Timbó
    28 Jun 2021
    9:34am

    […] Mientras podés leer la Conversa anterior acá: De las existencias. […]

¿Qué te pareció lo que recién viste/leíste? Tu comentario sincero es un abrazo compañere, no lo dudes.

Tu email no será visible
Tu email no será visible