TEATRO – ALBURES EN LÍNEA

Una comedia creada en la pandemia ganadora del concurso “Conexión Inestable, dramaturgia para el momento” organizado por Teatro UNAM y la Diplomatura en Dramaturgia CCPU:FILO Universidad de Buenos Aires.

 

 

Albures en línea es un espectáculo que no puede verse fuera del contexto de ASPO, que llevó obligado al teatro durante este período, a un terreno de experimentación audiovisual impensado hace unos meses. Un vivo de Instagram que cuestiona la frivolidad de la red social desde el fondo mismo de sus entrañas. Un formato que se hace cargo como puede de las ausencias que nos deja la presencialidad. Un texto que suena a catarsis poética de dos dramaturgxs que, a la distancia, se divirtieron jugando con su oficio y las nuevas plataformas. Obra nacida de la opresión del momento más crudo del confinamiento.

La frivolidad es desbaratada por la cotidianeidad. La simpleza pisotea y humilla en su propia casa al rococó sinsentido de las redes, y abre otra vez un hueco transmitido a todo el mundo por IG Live. Un cruce de plumas muy bien resuelto, que aporta mucho volumen a los personajes. Cada quien conoce bien la esencia que narra: La latinoamericanidad al palodesde México y su cruce lingüístico con el inglés, hasta  la punta sur del continente y el frío gris melancólico del porteño; la obra expone el variopinto social de un continente que sufre. Tensa la cuerda de la idiosincrasia latina y como cruel espejo continental coquetea sutilmente con los estereotipos.

Todo se desmorona lentamente. Lxs autorxs, alzan la bandera del clásico sainete criollo “Los disfrazados” de Carlos Pacheco y desbaratan las máscaras sociales. Como un “Don Pietro de la modernidad”, el personaje de Francisco, interpretado en forma muy precisa por Ignacio Albani, aporta momentos de humor (que se agradecen mucho) mientras va quitándose la careta. Con ella, arranca a su vez la de Yosse Lin, interpretada en forma impecable por la actriz mexicana Alejandra Anzorena, que va transformando descarnadamente su frivolidad en algo patético y desgarrado, que hace por momentos, correr la vista de la pantalla ante la vergüenza que produce.

Hay un ojo puesto en el transcurrir de las variaciones del número de seguidores, esto genera una tensión extra, que no distrae y está muy bien tratada. Una ajustada dirección de Dall’Occhio. El cinco muestra una clara dirección teatral adaptada a un soporte que logra que el espectador transcurra por distintos estados y emociones en un breve lapso de tiempo. Ojalá se quede en el club.

Es entendible que las plataformas de teatro, aún no estén agilizadas para llevar a cabo este tipo de experiencias en un vivo real como propone Albures en línea. La obra vivirá seguramente allí su experiencia más real y genuina. Desde este lugar, mucho más cercano y lindero a la experiencia teatral, nacerá seguramente el verdadero espíritu de la obra. Espero ansioso el momento de compartir ese momento. No me caben dudas que a la distancia, y corridos algún día de la pandemia, la obra será apreciada y analizada con otros ojos. Pasará entonces a ser fiel reflejo de este momento y del poder de adaptación de dos teatreros que demuestran una vez más que el teatro vive, se adapta y sobrevivirá siempre.

 

Próxima función:

Sábado 21 de noviembre (21hs CDMX – 23.59hs ARG)

En: www.elvicio.com.mx

IG: teatrobarelvicio

 

¿Quiénes son?

Dramaturgia: Alejandra Anzorena Martínez y Tito Dall’Occhio

Actúan: Nacho Albani y Alejandra Anzorena Martínez

Diseño audiovisual: Agustín Kazah

Vestuario y espacio escénico: Momo López

Dirección: Tito Dall’Occhio

 

 

 

Texto: Esteban Bresolin

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *