NO HAY UNA IMAGEN

 

Texto: Héctor Serres

 

 

 

Muchas veces cuando empiezo a escribir aparece una. Estoy yendo palabra a palabra y chispea algo, ni me doy cuenta cuándo, palabra a palabra palabras idea palabras palabra palabras imagen palabras y otras palabras una imagen distinta, mejor y ahí está: ya estoy en otra, pensando en que tal imagen sería mejor para lo que estaba escribiendo. Entonces, con una mano envuelvo un poco el aire, a esa imagen y a todo lo que dispara y los corro para un costado. Que queden ahí, flotando, para después o para nunca.

 

¿Desde cuándo las imágenes se infiltran así? Se me meten como una publicidad en una canción. Cortan, distraen, atraen. Tantas. Una buena imagen para esto o una imagen para eso otro y dejo de escribir, de pensar. Y a veces ni siquiera una imagen. Primero es una idea de imagen, después No, mejor esta otra y así me voy para otro lado.

 

No hay una imagen para todo. No hace falta. ¿Hay un sonido para todo?, ¿una canción? Hace poco leía el perfil de una mujer: “Siempre con música”. Sí, la música hace bien, mueve algo adentro, lleva a otro lugar, a momentos. Me cambia y emociona. Pero no siempre. Desde hace un tiempo, y definitivamente a partir del encierro, por estar todo el tiempo más cerca de vecinxs, perrxs y niñxs (de sus voces, gritos, ladridos, charlas y hasta risas del otro lado de la pared), la música y los sonidos también se volvieron tensión. A veces electroshocks, otras rumores que de a poco van cargando el aire hasta electrizarme tanto que recién cuando paran siento de golpe una tranquilidad intensa, como si me dejaran de exprimir la cabeza. Desde entonces busco silencios. En algún momento del día, no escuchar nada.

 

 

 

 

 

¿Hay un silencio para todo?

 

 

 

 

 

el silencio antes de yoga
ojos cerrados

 

espacio

 

un movimiento o respiración
a veces

 

 

El silencio el día que dejamos las cenizas de mamá en el jardín. Nuestros silencios, el viento apenas y el paso de algún auto mientras tirábamos el resto en un Timbó cerca de casa.

 

El silencio como respuesta. Cuando no sabemos, no nos animamos, nos bloqueamos. Cuando no hay nada que decir. Más veces de las que estamos acostumbradxs.

 

¿Hay una sensación táctil siempre?

 

¿Qué gustos aparecen mientras estoy

escribiendo

yendo a

haciendo

viviendo?

 

Hay

pero no invaden como las imágenes

 

El negro es ausencia

quizás mirándolo

no aparezca nada

 

 

 

Un comentario on NO HAY UNA IMAGEN
    Héctor F.
    27 Oct 2021
    9:45pm

    Muy bueno !
    Los silencios, las miradas, la naturaleza nos hablan fuerte y claro.
    Las palabras a veces dicen bien y nos miman y a veces nos dicen nada.

¿Qué te pareció lo que recién viste/leíste? Tu comentario sincero es un abrazo compañere, no lo dudes.

Tu email no será visible
Tu email no será visible