ARTE Y AMBIENTE

Otoño, Invierno, Primavera, Verano

Cuatro encuentros como oportunidad para pensar relaciones posibles entre el arte y el ambiente.

Texto: Violeta CincioniLorena CaceffoVerónica Vitullo

Fotografías:  Imanol Silvia y Julieta Padilla

“Todes somos natives de algún lugar. Como semillas polinizadas por cada gesto y mariposa nos movemos nómadas de cuerpo en cuerpo”

(fragmento de Otoño, de Lorena Caceffo, abril de 2023)

Decimos que no hay desaciertos en estos encuentros estacionales, por el contrario, solo hay intercambios urgentes sobre el ambiente y el hacer de quienes habitamos nuestras tierras y aguas de manera consciente.

En abril y mayo de este año tuvieron lugar los primeros dos encuentros de ARTE Y AMBIENTE. Organizados por el área de Extensión de la Escuela Superior de Arte Regina Pacis, que funciona en una casa bella y muy antigua, situada a pocos metros de la Catedral de San Isidro.

De la mano de Violeta Cincioni, quien coordina el Área de Extensión de la Escuela, acompañada por Lorena Caceffo y Verónica Vitullo, comenzó a gestarse esta deriva amplia y rizomática que anida y narra a través de las expresiones y tareas de quienes se mueven interpeladxs por la situación de nuestros humedales, la flora nativa y la producción ligada a la tierra y al río.

Así, el encuentro de Arte y Ambiente viene congregando gente que se encuentra con intereses comunes en una trama compleja, difusa y potente. El arte invita a entrelazarse en conjunto solidario y de reflexión recíproca.

Tanto el encuentro de Otoño como el de Invierno (y los próximos de primavera y verano) ponen el foco en obras de artistas contemporánexs conviviendo con una feria de productos que nacen en diálogo sensible con el territorio.

Primeras acciones

La Colectiva Zurciendo el Planeta ―con su obra Bosque de Esperanza recién llegada de México― intervino el patio del aljibe con una mesa de bordado y la instalación de más de 120 piezas textiles provenientes de distintas partes del mundo, realizadas en diversas técnicas y procedimientos.

Rocío Ricagno, que interpreta al monte como un lienzo y al río como conductor de recuerdos, trajo piezas surgidas y afectadas por el Delta. Así, colgaron del mismo patio telas de saquitos de té y fotografías del Proyecto Arana.

Vimos la investigación artística en proceso Ilex paraguariensis, de Imanol Silva, vinculada a la yerba mate en Argentina que aborda diversos ejes, tales como el trabajo y las costumbres. Junto con la instalación Tolitas, una serie de cerámicas acompañadas con su colección de bombillas, repasadores, toallones y hierbas medicinales de Julieta Padilla. La “tola” es un montículo, un rejunte de tierra que indica algo. Un aviso al que la mira como diciendo: “Aún estoy acá”.

Lorena Caceffo, en Otoño, abrió el taller Hacer Banderas, donde se imprimieron mensajes que claman poéticamente por la defensa del ambiente. En invierno,  fue una culebra que cambió la piel y reposó como acto de renovación en el confín del tiempo. Silencio desde el cual crear y recrear ideas del mundo como acto de fe.

La video-intervención de Verónica Vitullo fue generando un registro que sutilmente transformará el espacio-tiempo de la galería en las cuatro estaciones.

En otoño, la acción de Daniel Acosta enmarcada en el proyecto SOS Tierra  trazó poéticamente un mapa Sudamericano dibujado en la tierra, la pacha. Invitando al ritual de las plantas, las flores y el abrazo.

En invierno, el atardecer fue celebrado/recibido por la poesía de Lilia Parisí:

dicen que el planeta aceleró su órbita

no es verdad que te caíste del mundo

padre

Palabras resonantes que se enlazaron a la quema alfarera a cielo abierto que aconteció, desde temprano, en el segundo jardín de la mano de Richar de Itatí (profesor del taller de cerámica guaraní de REA). A esas horas ya se comenzaban a ver las primeras piezas al rojo vivo y, aprovechando el calor de las brasas, se compartía un chipá mbocá.

Un jardín de mariposas es posible y como acto polinizador llegó el Taller de Plantas Nativas, con Nadia Nusenovich. En otoño, iniciando el proceso de conocer y reconocer su importancia: “Conocer para amar, amar para cuidar”. En invierno,  haciendo una plantación de ejemplares posibles en un rincón de los jardines: sen del campo, cambara, tasi…  ¿Qué sucederá en la primavera?

Bienvengo los movimientos

Esos que ensanchan la vida

Pido vuelos para alivianar

Bebiendo todo este cielo

Cantó Josefina Casco.

Niño monta perro azul

van derecho para el sur

ahí donde la noche es más larga

Entonó Ramiro Pons. 

Nos convidaron sus músicas de paisaje y plegarias por un otro tiempo y modo posible de vivir. La caricia sonora se esparció entonces entre lxs cuerpxs presentes una y otra vez.

La Feria como cuna y red de crecimiento sostenible

En ARTE y AMBIENTE se promueve la feria de productores convidades especialmente por sus modos de hacer y producir en la conciencia del cuidado ambiental y la expresión identitaria de sus territorios. Desde el mediodía abrieron los puestos que despliegan un mundo productivo sustentable. Permiten reflexionar e invitan a expandir prácticas de consumo y producción que cuidan la vida y tejen nuevos sentidos interpelando el paradigma presente en su cualidad extractiva, violenta y descartable.

La trama feriante que nutrió los encuentros fueron las Dulceras del Río, Regresar a la Raíz, Tirón del Alma, Isleñas Secret, Compa de la Isla, Ser Flor, Herbario de Río, Doña Bachicha, Che´ena, Playcaña, Tejiendo Anguilas, Jardinesasi, Tanta Flora, Eona Cuadernos, Pájara Marta, Qullana, Tierra Activa y Tienda Estacional. Todos productos naturales para comer, sentir, trenzar, hilar, estar bien, vivir.

Fluir permanente de intercambios

Los conversatorios, las rondas y las actividades participativas reunieron a lxs artistas, productorxs, talleristas y visitantes que constelaron ideas y trayectos, se presentaron proyectos y se compartieron preguntas. Actos poderosos de imaginación y de acción poético política.

En cada encuentro se abrieron los talleres de Extensión: Dibujo y Pintura con Modelo Vivo, Fotografía, Arte y palabras, Expresión textil, Arte Impreso y Cerámica Guaraní, que se dictan regularmente. Brindando la oportunidad a los que se acercaron a hacer con sus propias manos. Hoy, a casi  60 años de la creación de la escuela (1964), se sigue cumpliendo el sueño de las mujeres que la fundaron: formalizar un espacio de arte para la comunidad, que se actualiza y proyecta tejiendo renovados lazos.

El 30 de septiembre, REA Extensión vuelve a abrir sus puertas, esta vez, al encuentro de PRIMAVERA: un conjunto de propuestas sensibles que combinan arte, diseño, artesanía, reflexiones y preguntas en un espacio repleto de conexiones humanas y naturales. Artistas, productores e investigadores de diversos campos se vuelven a reunir para generar diálogos interdisciplinarios, completando la tercera de las cuatro jornadas anuales que se corresponden con las 4 estaciones.

 

¿Estás para estas redes y movidas? Para seguir difundiéndolas, te necesitamos. Todo suma: compartir estas palabras, ir al próximo encuentro en septiembre y convidarnos un mate (tocando acá).

 

Deja una respuesta

Tu comentario es un abrazo compañere (tu dirección de correo electrónico no será publicada).